Ventajas de elegir una finca para celebrar tu boda

Una boda en una finca ofrece un sinfín de oportunidades para confeccionar tu álbum de fotos el día de tu boda

Con la posibilidad de celebrar tanto la ceremonia como la recepción en el mismo lugar, las parejas pueden resolver el dilema más complicado de cualquier día de boda: ¿cómo encontrar el tiempo para hacer todas las fotos que quieres y seguir pasando tiempo de calidad con tus invitados?

Los lugares donde se celebran las bodas en las fincas, tienden un puente entre ambos mundos al disponer de bonitas localizaciones fotográficas a las que puedes acceder a pie.

Las espectaculares vistas y los entornos repartidos por toda la finca permiten a las parejas capturar la magia mientras recorren los terrenos y dejan que sus invitados disfruten de los canapés en el jardín. Sin tener que salir del recinto, las parejas pueden dedicar el tiempo que habrían pasado viajando entre la ceremonia, los lugares de las fotos y la recepción a disfrutar y participar en el día que han pasado meses, o en algunos casos años, planeando.

Te aconsejamos de contratar a un fotógrafo profesional y visitar la finca antes del día de la boda. Enséñale el lugar si no lo conoce y explorar juntos los lugares para personalizar una hoja de ruta; ten en cuenta si el lugar tiene un jardín de temporada y pregunta qué plantas/árboles estarán en flor alrededor de la fecha de tu boda.

Todo el mundo es bienvenido

¿Planeas incluir a los más pequeños en tu boda? Si estás planeando una boda con niños, las fincas de celebración de bodas son un buen lugar para empezar a investigar. Con su amplio espacio y sus grandes zonas al aire libre, estos lugares ofrecen grandes opciones de entretenimiento para los niños.

¿Te gusta la música en directo? Has que la banda toque durante la ceremonia, la fiesta en el jardín y hasta bien entrada la noche sin las mismas restricciones que se impondrían en un lugar del centro de la ciudad.

Apoya la economía local

Más que nunca, el apoyo a las pequeñas empresas y a los artesanos se está convirtiendo en una prioridad para las parejas que quieren que el día de su boda tenga un impacto positivo en la economía local.

Las fincas suelen ser de propiedad y gestión local, y a veces generacional, se centran intencionadamente en invertir y asociarse con proveedores y artesanos de la comunidad local para ofrecer una experiencia de boda excepcional a sus parejas.

Importancia y conexión histórica

El carácter histórico auténtico, los vínculos y las conexiones con una región local pueden ser una ventaja única de asistir a una boda en una finca.

Los lugares históricamente restaurados son un factor sorpresa para las parejas y los invitados que desean que la historia de su lugar de celebración se sume a la singularidad de sus celebraciones.

Es fácil aparcar

Puede que inicialmente no parezca una consideración importante a la hora de elegir tu lugar de celebración, pero no tener que navegar por el aparcamiento del centro de la ciudad, el costoso aparcamiento con parquímetro puede ser una gran victoria para la experiencia de tus invitados.

Al estar en una finca, el tráfico será inmediatamente menos problemático, los lugares de la boda en el campo también ofrecen un amplio aparcamiento.

Hospitalidad en la finca

Este es uno de los mayores encantos de una boda en una finca, la experiencia del cliente y la hospitalidad que le sigue. Al marcar un ritmo diferente al de la vida en la ciudad, los lugares de celebración de bodas en las fincas se centran en ofrecer una experiencia integral que permita a las parejas la oportunidad de escapar del ajetreo y tener la «libertad y el espacio para respirar».

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Llámanos!