Boda de día o de noche

¿Bodas de día o bodas de noche?  Esa es la cuestión

Para los novios, siempre es una de las eternas preguntas sobre la cual construir uno de los días más importantes de sus vidas. Para arrojar un poco de luz sobre estas incógnitas desde El Legado de los Jerónimos queremos facilitarte unas cuantas diferencias que podrás encontrar si eliges que tu boda sea de día o de noche. ¿Quieres saber cuáles? Seguro que te ayudan a decantarte por una o por otra:

¿Cuáles son los pros de una boda de día?

Una de las principales ventajas que puedes encontrar radica principalmente en la duración de la boda, es decir, se comienza bastante o relativamente temprano y por lo general suele terminar de madrugada.

Otro de los puntos fuertes son aquellos padres con niños y los invitados de mayor edad que suelen disfrutar más de este tipo de bodas ya que es menos cansado para ellos.

El ambiente. En este tipo de bodas suele notarse como más relajado, y a la hora de realizar fotografías salen mejor debido a la luz o la iluminación natural que pueda haber en el sitio seleccionado tanto para la ceremonia, banquete o celebración.

¿Y si te apetece casarte en la playa? De día sin duda es el momento ideal. Estaréis menos cansados para la noche de bodas, y además os dará tiempo de dormir lo suficiente para iros al día siguiente rumbo a vuestra luna de miel.

¿Quieres conocer los contras de una boda de día?

En cuanto a los contras, podemos destacar el poco tiempo del que disponen los novios para prepararse. Otro punto negativo es el tedioso protocolo a la hora de vestir, un poco más informal.

Si tu boda se realiza en época estival puede llegar a hacer bastante calor, lo que resulta en la mayoría de los casos un poco agobiante tanto para los novios como para los invitados.

Pero eso sí, por lo general las bodas de día suelen realizarse en fincas o jardines al aire libre donde puede haber riesgo de lluvia, por lo tanto, deberías de tener un as bajo la manga y pensar en instalar una carpa.

¿Tu boda es de noche? Estos son tus pros

Es cierto que tenemos más tiempo para organizar todos detalles de última hora que puedan surgir, al igual que cualquier tipo de arreglo personal de los novios o si fuese necesario de los invitados. Por lo tanto, tendrás mucho menos estrés.

Por otro lado, sí que es cierto que debes de tener en cuenta que las noches tienen ese aura o halo más romántico, mágico y encantador.

¿Y si surgiera algún tipo de improviso? Bueno en tal caso, siempre contamos con más margen para poder solucionarlo. El ambiente nocturno suele ser más agradable en verano pero quizás en entretiempo puedas llevarte alguna sorpresa. Si eres un fiestero, este sin duda es tu ambiente ya que por la noche la celebración suele ser más loca e intensa.

¿Quieres saber los contras si tu boda es de noche?

La celebración, puede parecerte mucho más breve. Si la boda es al aire libre, corres el riesgo de sufrir picaduras de mosquitos, o simplemente te la juegues con el clima.

El protocolo a seguir en cuanto a los estilismos es mucho más formal y podemos lucir un vestuario más elegante.

Más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies